EN ARGENTINA: LOS RINDES EN SOYA FUERON LOS PEORES EN 10 AÑOS

La campaña de granos que finalizó en la provincia seguramente no la olvidarán los productores fácilmente, ya que la producción fue nuevamente afectada por las adversas condiciones climáticas. Esto hizo que la campaña de soja 2012/13 finalice con un rendimiento promedio estimado en alrededor de 1.400 kg/ha, lo que significa una pérdida del 57% en comparación con el rendimiento promedio de la provincia en las últimas campañas con buenas precipitaciones, que fue de 3.200 kg/ha.

Según diferentes informes de la Eeaoc, la escasez hídrica y las elevadas temperaturas fueron superiores a las de la campaña anterior. Sin embargo, en cuanto a los rendimientos, se observó un pequeño incremento de un 14,4% respecto del periodo 2011/12, que por las precipitaciones ocurridas en abril ya durante la trilla, fue de 1.230 kg/ha, la peor en 10 años. 

Si bien los precios de venta de la oleaginosa fueron excelentes -aunque inferiores a los del año pasado en iguales meses- nuevamente la suba de costos y la extraordinaria caída de la productividad hicieron que el margen bruto fuera insuficiente para cubrir los gastos, especialmente para el caso de los lotes bajo arriendo. La superficie sembrada con soja en Tucumán viene disminuyendo sistemáticamente desde hace cuatro campañas. Se pasó de 293.220 ha, en el ciclo 2008/09, a 172.630 ha en la presente campaña, lo que implica una disminución del 41% en cuatro años.

El factor determinante en la disminución del área con soja fue el extenso período de sequía que determinó un importante atraso en la siembra y el consiguiente cambio hacia otros cultivos más adaptables a esta contingencia (caña de azúcar, maíz y, en menor medida, poroto y citrus). El área destinada al maíz durante este período fue un 31% superior a la del año pasado.

Este tema para nuestra región pasa a ser más que importante, porque generalmente en aquellos cultivos de soja que tuvieron como antecesor al maíz los rendimientos logrados -a pesar de la sequía- fueron bastante superiores a los logrados en lotes que venían de soja como antecesor. 

Sin dudas, el maíz debe ser el caballito de batalla a tener en cuenta en lo referente a rotaciones, no sólo por su incidencia en el agua que se pudo acumular en el suelo por una mejor estructura del suelo y su nivel alto de rastrojo, sino también por su incidencia en las plagas y enfermedades.

Ampliar Noticia (Fuente: La Gaceta)

volver